miércoles, marzo 05, 2014

Arico trail 2014, mi crónica.

Otra prueba más y cada vez mejores sensaciones.
Este recorrido ya lo hice en verano, pero en sentido contrario, por lo que sabía de la dureza del mismo. 

Trescientos y pico corredores, demasiada gente quizás, que además salen como galgos y con mi  costumbre de salir detrás, toca comerse los tapones del principio. Pero como la idea es conservar algo para no llegar con calambres, un descanso no viene mal.
Los primeros kilómetros de la prueba son un sube y baja barrancos, que la gente hace a buen ritmo. Yo en particular me noto bien de piernas justo hasta la primera rampa dura, la loma de Tamadaya, se me duermen las plantas de los pies, si como si llevara dos piedras. 

Así que, como lo que quiero es llegar al final toca para relajar descansar y ver cómo me pasa media carrera....jajaja. Una vez los pies normales salgo escopetado, fresco como una lechuga. Pues esta operación me toco repetirla 4 o 5 veces, perdí la cuenta. No le di excesiva importancia, para no frustrarme y al llegar a meta un gran corredor de los que gana la general, me comento que el año pasado le paso lo mismo, al parecer se aprieta tanto el gemelo, que termina oprimiendo el nervio...supongo que se superara con el tiempo.
Tras esta odisea en la que me adelanta y adelanto, llego a la parte alta, aquí me digo- "y si me quito las zapas a lo mejor me va mejor" e hice lo propio, dando mis primero pasos en descalcismo en carrera. Una gran sensación alguna cara de sorpresa y tornillo de mí que en un descuido me hice un pequeño corte en la zona de puente, nada que me impidiera terminar.
Termina la parte alta, tocaba la baja, me las prometía muy felices, pero sin llegar a bloquear los músculos si empezaron a dar muestras de querer acalambrase, por lo que decidí bajar el ritmo para llegar sin tanto problema. 

Y dicho y hecho, ritmo medio y entrada en meta bastante bien, sin calambres y con un tiempo muy discreto 2:55:48 para lo 21km y 1300 de desnivel. Pero muy contento con el resultado, las piernas mejor y creo que falta poco para mantener más continuidad en la carrera.

Los Vivo se confirman con una gran opción, excepto que se siguen despegando por la puntera, aunque creo que es más un fallo de mi técnica en la baja, mucha pata a todo lo que encuentro.

A seguir descalzando...ahora sí.