jueves, agosto 08, 2013

Un año de descalzamiento...

Hace ya un año o algo más, desde mi primera entrada en este cuaderno, haciendo referencia al barefoot, minimalismo, correr natural o cuales quiera etiqueta que se le quieran poner.

En este año de renacimiento en el running, he pasado por multitud de etapas físicas y sicológicas.
Las físicas son muchas, entre las que me vienen a la cabeza, mis pies han aumentado de talla un número o así. Los tobillos, caballo de batalla desde que empecé a correr allá por el 2009...que viejos nos hacemos, jajaja. Pues eso los tobillos van como lo seda antes caía una torcedura por mes y ahora da igual el terreno, que se mantienen estables y fuertes, y sin dolores, que es lo mejor. El grupo soleos, gemelos y tendón de Aquiles, quizás sea el que más ha costado y sigue costando adaptar, pero, de salir 2minutos y tener que parar, ahora le pudo meter lo que sea, sin ir más lejos 20km el sábado pasado. Los síntomas de las molestias siempre son los mismos (sobre todo en subidas pronunciadas) al inicio, hasta que se calientan o se estiran, no se muy bien, los siento rígidos y poco flexibles, (cada salida un poco menos, eso si), según voy rodando, voy ganando ese efecto reboté que te hace avanzar muy ligero. Las rodillas presentan ligeras molestias, sobre todo en bajadas largas, pero lo achaco a falta de técnica, ya que en las últimas salidas estoy trabajando en depurar la técnica  y las molestias son casi nulas.
El resto del cuerpo, más relajado, sobre todo la espalda que antes la contracturaba mucho, ahora va más suelta. Los abdominales también se van marcando más, ya que tanto repetir "la fuerza está en el chi..." hace que inconscientemente los aprietes. No me olvido de los pies, los grandes protagonistas, han ganado en fuerza y capacidad de estabilizar, como decían en algún post que he leído están más pro-activos...y te dan cada vez más ganas de ir descalzo a todos lados...como los hobbits. La parte del metatarso está más gordita y hay callo por supuesto, de eso se trataba, construir una suela natural...
Lo mejor de todo es la sensación de no tener tensión en la musculatura cuando acabas de correr....

Las sicológicas, se centraban en, algún día volveré a correr más de 10 minutos, aunque cuesta verlo cuando estas en medio de ejercicios de técnica y pocos minutos de rodar, pero al final todo se va reordenando y además de ganar una nueva técnica que espero me mejore, para poder correr por muchos  años, empiezas a poder  rodar más kilómetros a mejor  ritmo del que lo hacías antes.

Ya es bastante por este post, me queda comentar el tema del calzado y si nos están tomando el pelo otra vez....

Sigo descalzando mi mundo....